DIÁLOGO CON ARRELS, NADA SERIO. Correspondencia con el director.

Hace dos días, cuando publiqué el artículo sobre las mala situación de Arrels, les avisé incluso a ellos para que puedan rebatir lo que había ilustrado, y les escribí lo siguiente:


Y el director de Arrels me contesta hoy lo siguiente:


Ante ese primer contacto, y viendo la única pega de la que hizo mención, y para mi sorpresa en cuanto a la coincidencia de nombres y apellidos, le contesté los siguiente:



Y pensando que él me iba a rebatir con argumentos válidos, ya que se quejaba por una supuesta falta de predisposición al diálogo, lo que me contesta es lo que menos me esperaba, pues ha mostrado una desviación total del asunto importante, y podrán verla a continuación:


Ante esa contestación, poco sería e infantil, considerándola una auténtica burla y una falta total de respeto hacia los asuntos tratados, y por consiguiente hacia todas las personas afectadas, le he contestado lo siguiente:


Sin más palabras, aquí es donde ha quedado la conversación, y la verdad es que esperaba algo más que esto, pues él cree que por la coincidencia de nombres y apellidos, restando los honorarios de auditoría, se arregla todo, como si eso fuera el asunto criticado por mi en el artículo que publiqué.

Considero una vergüenza que haga caso omiso a la crítica sobre la malversación de las donaciones y de los fondos públicos, porque su fundación no hace más que defraudar a los filantropos, a las instituciones, a los usuarios, a los voluntarios, y a la sociedad en general.

Andrei Cristian Elenei - BARCELONA